sábado, 1 de agosto de 2020

Revista SOBRARBE, nº18, año 2020

Acaba de ser publicado el número 18 de la revista Sobrarbe, de 367 páginas a color. Revista con formato de libro, editada por el Centro de Estudios del Sobrarbe .
 

Índice (autores y título):

 

·      Ignacio Clemente Conte, Javier Rey Lanaspa, y Ermengol Gassiot Ballbè. Arqueología y prehistoria en Sobrarbe: más de una década de colaboraciones.

·      Joaquín Guerrero Campo. 25 años en la naturaleza de Sobrarbe. El papel del C.E.S.

·      Manuel López Dueso. Un pedazo de madera.

·      Jesús Cardiel Lalueza. Los Bardaxí, señores de Villanova (valle de Benasque).

·      Alberto Gracia Trell. Literatura oral en aragonés de Sobrarbe en Abuela ¡Cuéntame! (1997).

·      Joaquín Guerrero Campo y Gloria Campo Oncins. La elección de pareja y el noviazgo en Sobrarbe.

·      Joan Alepuz Chelet y Sandra Espadas Maciá. Estudio y análisis del patrimonio sonoro del Sobrarbe.El paisaje de campanarios, campanas y toques en la comarca altoaragonesa. 2ª parte.

sábado, 25 de julio de 2020

Apellido y linaje (XLIV). Los CORONAS



Escudo de los Coronas de Castejón de Sobrarbe
 
Quizá el apellido Coronas tenga un origen toponímico, derivado de Corona. En Sobrarbe el nombre de lugar “Corona” es muy habitual, incluso hubo aldeas así llamadas, como La Corona de Muro, o también el barrio de La Corona en Arcusa. En el año 1357 García La Corona, infanzón, vivía en Broto. A finales del siglo XV se documenta el apellido Corona en Arcusa y Pallaruelo, y el apellido Coronas en Formigales y Rañín (quizá en la aldea de Solipueyo). Es probable que en Arcusa el linaje Corona derivara a Coronas, viviendo en 1576 Pedro Coronas.

En 1787 Victorián Coronas, de Torrelisa, y Josef Coronas, de El Pueyo de Araguás, tenían la consideración de infanzones. También eran infanzones los Coronas de Jabierre de Olsón y Castejón de Sobrarbe, creando escudos de armas.

Los Coronas, en Jabierre de Olsón, Casa Coronas, fueron una familia de buen nivel económico, emparentadas con otras casas destacadas en el entorno: Juste de Arcusa, Carruesco de Suelves, Domper de Erípol, Pardina de Olsón… Se documentan desde el siglo XVII; la casa desapareció a mediados del siglo XX, por traslado de sus propietarios a otra localidad. En la actualidad sigue en pie Casa Coronetas, donde hay un escudo de los Coronas, del siglo XVIII.

En Castejón de Sobrarbe, en Casa Nogueras, también estuvieron los Coronas, llegados desde Jabierre a mediados del siglo XVIII. Lorenzo Coronas Escapa y su hijo Pablo Coronas Latorre ejercieron como notarios durante muchos años, primero en Castejón de Sobrarbe y con posterioridad en Graus. Lorenzo Coronas, en el año 1800, custodiaba los protocolos notariales de los Naya de Castejón, también los del notario Giral desde el año 1774. En 1803 Pablo Coronas y Latorre, de Graus, presentó en la Real Audiencia de Aragón documentos que acreditaban su infanzonía, para así poder figurar en Graus en el padrón de infanzones.

Los descendientes de los Coronas, de Castejón y Graus, conservan un cuadro que debió ser realizado a principios del siglo XIX, siendo su primer propietario Pablo Coronas y Latorre, notario en Graus. En el escudo se solapan las armas de los Coronas, modificadas respecto a las originales, y las de los Latorre.

Resulta curioso que los Coronas de Javierre y Castejón fueran del mismo linaje y sin embargo usaran escudos distintos, diseñados en el siglo XVIII.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.


 

domingo, 19 de julio de 2020

Apellido y linaje (XLIII). Los CLEMENTE – CLIMENT – CLEMIENT – CLIMIENT – CLIMENTE


 
En 1495 los Climent estaban presentes en las localidades de Bestué, Bielsa (en dos casas), Fanlo (en dos casas) y Lecina. A partir de estos pueblos se produjo la expansión del apellido.

En 1524 Pedro Climent, notario, vivía en Bestué. En el siglo XVI desarrollaron su actividad al menos dos notarios llamados Pedro Climente, residentes en Bestué. Hay constancia de sus protocolos notariales entre los años 1524 y 1572. Heredó el oficio Miguel de Morillo, casado con una hija del notario Pedro Climente.

En 1525 Mateu Clemient, herrero, residía en Lamata. En la primera mitad del siglo XVI Mateu Climent ejerció de prestamista, además de su profesión de herrero.

En el año 1630 se inició un proceso de infanzonía en favor de Vicencio Climent y Francisco Luis Climent, tío y sobrino, vecinos de Huesca. Según sus testimonios, en 1360 el rey Pedro IV de Aragón concedió el título de infanzón a Guillen Climent, vecino de Nerín, del valle de Vió. El origen del linaje estuvo en Nerín, si bien en 1630, en este pueblo, sólo quedaban paredes y vestigios de lo que fue el casal o palacio de los Climente. Se conservaba en la memoria de los vecinos del pueblo que la casa estaba situada al suelo del lugar y limitaba con casa de Pedro Esquein, vía pública y plaza común del concejo. Después del año 1452 mudaron su domicilio desde Nerín a otras partes. En el documento se utiliza indistintamente Climent, Clement y Climente, que son lo mismo.

Según este proceso, los Climente de Lamata eran originarios de Nerín, y en Lamata habían ejercido oficios de infanzones, tales como jurado del concejo; en realidad, lo más probable es que hubieran llegado desde Bielsa, de ahí las características del primer cuartel de su escudo. En la iglesia se sentaban en los asientos destinados a los infanzones e hidalgos del lugar. Los Climent de Huesca también ejercieron los cargos de justicia y jurado, y otros, en el concejo de Huesca. 

Resulta razonable pensar que los Climent de Huesca y Lamata fueran parientes. En 1626 figuraba como infanzón Luis Clemente, de Lamata.

Desde Lamata los Clemente se expandieron hacia otros pueblos como Sarsa de Surta (año 1831), Abizanda, Ejep (1848), Castejón de Sobrarbe (1877) y Olsón (1883).

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

 

miércoles, 3 de junio de 2020

Apellido y linaje (XLII). Los CLAVERÍA


Piedra armera de los Clavería en El Humo de Muro - Lumo de Muro
 
A finales del siglo XV había representantes de los Clavería en  Linás de Broto y Torla. En la villa de Torla los Clavería eran tenidos por infanzones, estando su casal en el monte y pardina de los Arañonera, poseyéndolo Juan de Clavería, primero de este nombre. Descendiente de la familia de Torla fue micer Clavería, teniente de la Corte del Señor Justicia de Aragón. 

Juan Gerónimo Clavería, sargento mayor de la ciudad de Callen, en el reino de Cerdeña, obtuvo firma de infanzonía en la Real Audiencia de Aragón, en 1665. Alegó que Juan de Clavería, primero, era su cuarto abuelo.

En 1787 Andrés Clavería, de Muro de Roda, residente en la aldea de Lumo, era infanzón. Justificó su nobleza en la firma de infanzonía ganada en 1665 por Juan Gerónimo Clavería. Lorenzo Clavería, de Formigales, argumentó su infanzonía de la misma manera. Los Clavería llegaron a Formigales el año 1707, procedentes de Lumo de Muro.

Los Clavería, de Lumo, también se expandieron a Guaso, desde donde fueron de nuevo a Lumo de Muro:

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

 

viernes, 22 de mayo de 2020

Apellido y linaje (XLI). Los CLAVER

Escudo de armas de los Claver, señores de Lardiés

En 1572 Joan Claver, infanzón de Torla, era familiar del Santo Oficio. Los Claver de Torla eran señores territoriales de Lardiés, documentándose en los siglos XVI y XVII. Entre los años 1641 y 1656 Juan Claver, señor de Lardiés, era ganadero y vecino de Zaragoza.

Los Claver de Torla posibilitaron la expansión del linaje por otras localidades: Yésero, Biescas, Huesca y Zaragoza. Miguel Claver, vecino de Zaragoza en 1648, originario de Torla, era infanzón.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

jueves, 23 de abril de 2020

Apellido y linaje (XL). Los CLARAMUNT PÉREZ DE SUELVES


Conjunto heráldico con el escudo de los Pérez de Suelves
 
Claramunt Pérez de Suelves es un apellido que portaron los señores territoriales de Artasona y Suelves. Juan Pérez de Suelves, señor de Suelves y de la honor de Betorz, casó en el último tercio del siglo XVI con María Claramunt, hermana del señor de Artasona. El señor de Artasona falleció sin sucesión, nombrando heredero, en el año 1609, a un hijo de su hermana María, con la condición de que antepusiera el apellido materno al paterno. Francisco Nicolás Claramunt Pérez de Suelves, señor de Suelves y Artasona, residió en Barbastro. Los señores de Suelves fueron propietarios de una casa en Suelves donde estaba la piedra armera de su linaje, si bien vivían en Barbastro.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

viernes, 17 de abril de 2020

Apellido y linaje (XXXIX). Los CIPRÉS


Piedra armera con el escudo de los Ciprés de Bergua. Se desconoce su paradero actual.
En 1495 los Ciprés eran escasos en Aragón, ausentes en Sobrarbe, aunque estaban cerca, por la Jacetania y Serrablo. Al menos desde el siglo XVII los Ciprés se documentan en Fiscal, manteniéndose en la actualidad. En Bergua, en el siglo XVIII, hubo una familia cuyo cabeza de familia se apellidaba Ciprés, el cual mandó poner en la fachada de su casa una piedra armera.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

 

 

domingo, 12 de abril de 2020

Apellido y linaje (XXXVIII). Los CID DE NERÍN – CIT DE NERÍN – Cid de Lerín (incorrecto).



 
En la localidad de Boltaña, en la segunda mitad del siglo XVI y primera mitad del XVII, hubo varios notarios apellidados Cid de Nerín. En 1626 Jaime Cid de Nerín (incorrectamente escrito como “Cid de Lerín”), de Boltaña, asistió en calidad de infanzón a las Cortes celebradas en Barbastro. Según Vitales, los de este linaje usaron escudo: “De gules, brazo armado empuñando una lanza de oro, y una estrella de oro sobre un halcón de plata”.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

 

lunes, 2 de marzo de 2020

Apellido y linaje (XXXVII). Los CEBOLLERO


Escudo de armas de los Cebollero de Torrolluala de Lo Bico
En el año 1451 el apellido Cebollero estaba presente en “Torrellolas Las Altas”, actual Torrolluala del Obico. Allí vivían Pedro Cebollero, Pedro Cebollero, mayor, y su hijo Johan Cebollero.

En 1626 Pedro Sanz Cebollero y su hijo, de Torrellola de La Plana, asistieron en calidad de infanzones a las Cortes celebradas en Barbastro.

Los Cebollero de Torrellola de La Plana tenían buen nivel económico, incluso hubo un notario y clérigos. Estuvieron emparentados, entre otros, con los Maza, señores en la ribera de Fiscal, y con los Domper de Erípol.

En 1787 el linaje estaba más extendido, habiendo varios infanzones apellidados Cebollero, residentes en Cámpol, Albella, Torrellola de Lo Bico (con firma original de infanzonía) y Torrellola de La Plana.

Todo apunta a que la expansión del linaje tiene su origen en Torrellola del Obico. Una rama se expandió por la ribera de Fiscal y valle de Solana, otra lo hizo por el sur de la Sierra de Guara.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

http://gensobrarbe.blogspot.com/2018/11/librerias-en-las-que-se-puede-se-puede.html

 

jueves, 13 de febrero de 2020

Apellido y linaje (XXXVI). Los CÁXOL – CÁJOL – CAXAL


Piedra armera de los Cáxol o Cájol en Casa Don Jorge de Oto
 
Este apellido parece tener un origen toponímico, en el pueblo de Cáxol o Cájol. En 1495 se documentan en Oto varios cabezas de familia apellidados Caxal o, según los notarios autóctonos, Caxol.

En 1581 el sastre Miguel de Cáxol y mosén Pascual Cáxol residían en Oto. En 1626 Francisco Cáxol, de Torla, y Jusepe de Cáxol, de Broto (¿Oto?),  asistieron en calidad de infanzones a las Cortes celebradas en Barbastro. En los años 1650 y 1660 Jusepe de Cáxol era notario real residente en Oto.

En 1756 Francisca Cájol y Viu, de Casa Don Jorge, de Oto, hija de Pedro y Josepha, casó con Clemente Laguna y Navarro, de Hoz del valle de Tena. Con Francisca finalizaba la presencia de los Cájol en la citada casa.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

 

miércoles, 12 de febrero de 2020

Escudos de armas en Laguarres

Conjunto heráldico de los Terraza. La piedra armera fue retirada por sus propietarios penúltimos, los Piniés. En su hueco hay una recreación del contenido del escudo.

Piedra armera de los Gili en Casa Betás, siglo XVIII.
 

Conjunto heráldico de los Piniés, del siglo XVIII, en el Mas de Piniés, antiguamente Mas de Juan Ferrer. Los Piniés llegaron desde la Carlanía de Gistali, con origen en el valle de Bielsa.
 

Escudo erosionado en Casa Roberto, siglo XVI.
 

Escudo erosionado en la clave de una portada dovelada.
 

Escudo liso, del siglo XVI, en la ermita de origen románico del Mas de Piniés.

martes, 11 de febrero de 2020

Escudos de armas en la villa de Benabarre-Benavarri

Benabarre, capital histórica de La Ribagorza, debido a su estratégica ubicación, ha padecido los desastres propiciados por diversas guerras, lo que ha mermado considerablemente su patrimonio cultural. Pocos conjuntos heráldicos quedan en esta localidad.


Escudos en la iglesia de Santa María de Valdeflores. Parece ser que relacionados con el infante Pedro de Aragón, siglo XIV.
 

Escudo de Domingo Pons, siglo XV, en el retablo
de Santa Elena de Benabarre.
 

Escudo erosionado en el monasterio de Nuestra Señora de Linares,
siglo XV.
 

Escudo erosionado en el monasterio de Nuestra Señora de Linares,
siglo XV.
 

Escudo de la villa de Benabarre, año 1601
 

Conjunto heráldico en el convento de las Madres Dominicas. Posiblemente del siglo XVII.
 

Rústico escudo en el edificio próximo a la ermita de San Medardo.
 

Armas de los Cambra de Benabarre, siglo XVIII
 

Conjunto heráldico moderno, de los Agut-Forcada, al estilo del siglo XVIII.

lunes, 27 de enero de 2020

Apellido y linaje (XXXV). Los CASTRO


Escudo de los Castro y Pinós en la iglesia de Erípol
En el siglo XIV Portalés de Castro, vecino de San Juan de Plan, y Bernardo de Castro, vecino de Huesca, con casal de origen en Salinas de Trillo, obtuvieron salva de infanzonía.
En 1495 los Castro estaban presentes en Boltaña, Morillo de Sampietro, Plan y Salinas de Trillo. También hubo varios señores territoriales, de localidades sobrarbesas, apellidados Castro y que vivían en ciudades, alejados de sus dominios.
Los Castro señorearon Castellazo en el siglo XV, hasta el año 1459. En 1457 un conjunto de villas y lugares, entre los que se encontraba Castellazo, fueron vendidos por D. Felipe Galcerán de Castro, menor, señor de las baronías de Castro, Peralta y otras, a favor de su madre Doña Leonor de Mendoza, viuda de Don Felipe de Castro.
En 1458 Felipe de Castro y Pedro Larraz estaban litigando por diversos territorios. Al año siguiente Juan II ordenó que se tomasen las posesiones de Castellazo y Arcusa. En 1460 Rodrigo de Rebolledo compró al rey Juan II la baronía de Monclús, en la que estaba incluida Castellazo.

Otra rama de los Castro fueron señores de Banastón y Troncedo. En 1449 Joan de Castro era escudero, señor territorial de Troncedo. En 1486 y 1508 se documenta Joan de Castro, señor temporal de Banastón. En 1571 Joan de Castro era señor de Banastón y Troncedo; residía en la ciudad de Monzón.
En 1635 falleció en Roma Francisco Jerónimo de Castro, señor de Troncedo. Su corazón fue enterrado, bajo una lápida, en la iglesia parroquial de Troncedo. La lápida se conserva en la actualidad de forma parcial, habiendo un escudo del cual sólo queda la zona inferior.
En cuanto a los Castro, señores de Erípol, es de reseñar que en 1472 se procedió a la venta de los lugares de Erípol y Almazorre a favor de Felipe Galcerán de Castro y de Pinós, vizconde de Illa y Canet, señor de la baronía de Castro, por 8.000 sueldos jaqueses.
En 1548 el lugar de Erípol, junto con otros, fue vendido por Pedro de Castro y Pinós a favor de su hija Isabel de Castro y Pinós.
Pedro de Castro y Pinós vendió en 1566 varios señoríos, entre ellos el de Erípol, a favor de Bernardo Abarca de Bolea y su esposa Jerónima de Castro.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

 

lunes, 20 de enero de 2020

Apellido y linaje (XXXIV). Los CARDIEL



Escudo de los Cardiel de Lamata
En el año 836 aparece documentada la villa llamada Kardelli (Cardiel), situada en Castilla. En el mismo documento se habla de la fundación del Monasterio de San Andrés de Asía (valle de Soba en Cantabria), fundado por el presbítero Kardellus (Cardiel) y sus familiares, los cuales repoblaron el territorio. Del año 1052 data el fuero de Cueva Cardiel, localidad nombrada en aquel año como Cova Cardelli; por tanto, es innegable la equivalencia entre Cardelli y Cardiel.

En el año 1061 vivía el “Senior” Mancio Cardiel en Belarra (Huesca), también conocido como Mancho Cardello o Mancho Cardiello. Cardiel equivale a Cardello-Cardellus y Cardiello.

A continuación reflejo las distintas grafías que fue adoptando la palabra “Cardiel” en la Península Ibérica a lo largo del tiempo (he colocado entre paréntesis el año de la primera mención documental encontrada): Kardelli (836) / Kardellus (836) / Kardella (845) / Cardelli  (851) / Kardelliz (880) / Cardellus (893) / Kardellu (949) / Cardelo (921) / Cardello (949) / Gardeliz (991) / Kardele (1025) / Kardiel (1052) / Gardeleiz (1055) / Kardielle (1058) / Cardil (1058) / Cardele (1060) / Cardiel (1061) / Kardiele (1064) / Gardele (1072).

La palabra Cardiel, y afines, aparece en los documentos medievales del norte de la actual España: León, Cantabria, Navarra, Aragón, Cataluña... En época medieval “Cardiel” fue utilizado unas veces como nombre y otras veces como segundo nombre o apellido.

Cardiel usado como nombre aparece en diversos documentos de los siglos X al XII, principalmente en las provincias de Navarra y Huesca, en la zona norte, ámbito pirenaico. Hubo diversos nobles o “seniores” que se llamaron Cardiel. Este nombre luego pudo ser utilizado como apellido por sus descendientes. Cardiel también se utilizó como “apellido” o segundo nombre entre los siglos X y XII.

Probablemente el apellido Cardiel tenga varios orígenes independientes, tanto de tipo toponímico como patronímico, derivado de Cardius, nombre de persona en época romana.

En la actualidad el topónimo Cardiel se ubica en varias provincias: Huesca, Navarra, Burgos, Ávila, Valladolid y Toledo. Todo parece indicar que estos nombres de lugar contribuyeron a que el apellido se generara en distintos puntos independientes.

En 1194 se documenta “Cardelly de Banasto”, interpretado siglos más tarde por los monjes de San Victorián como “Cardiel de Banastón”.

En 1495 no había representantes del apellido Cardiel en Sobrarbe, aunque sí estaban muy cerca, en Puy de Cinca, donde vivían Antoni y Joan Cardiel. En 1469 eran vecinos de Puy de Cinca Joan Cardiel, jurado, y Jaime Cardiel.

Puy de Cinca fue el punto de partida y expansión de todos los Cardiel habidos en Sobrarbe.

Los Cardiel de Lamata

En el año 1720 se realizó una prueba de testigos referente a la infanzonía de los Cardiel de Lamata. El documento en cuestión comienza diciendo que es una “copia del proceso original hecho a Juan Plana, alcalde y juez de Puy de Cinca, a instancia de Joseph Cardiel domiciliado y habitante en Lamata”.

Compareció Joseph Cardiel, de Lamata, “exponente”. Mandó hacer este proceso “para que la verdad permanezca en lo venidero”. Dicho Joseph Cardiel dijo:

En Puy de Cinca ha habido y hay una familia de infanzones muy antigua y principal de renombre y apellido de CARDIEL. De tiempo inmemorial todos los apellidos y poseedores del casal, ascendientes y descendientes de dicha familia de Cardiel  por línea recta más colínea transversal y colateral han sido y son hijos dalgo notorios y han gozado de su hidalguía en la conformidad y de la manera reglamentaria y en verificación de ello el año 1657, a 18  de mayo, en la ciudad de Zaragoza, a instancia y mediante procurador de Joseph Cardiel -primero de este nombre-, infanzón domiciliado en el lugar de Puy de Cinca, le fue concedida firma de infanzonía por el señor Justicia de Aragón.

Desde Puy de Cinca el linaje dimanó a Olsón, y desde Olsón a Lamata. A partir de Casa Cardiel de Lamata se expandió por otras localidades como Salinas de Hoz, Morillo de Tou, Naval, Ministirio, Besians, El Pueyo de Araguás, Abizanda, Barcelona, Las Toscas (República Argentina) y Ejea de los Caballeros.

Las casas llamadas Cardiel en los pueblos de Puy de Cinca, Olsón, Lamata, Salinas de Hoz, Morillo de Tou y Ministirio, estuvieron directamente relacionadas y emparentadas. De todas ellas, sólo en casa Cardiel de Lamata y en casa Cardiel de Salinas de Hoz se conserva el apellido en la actualidad.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

 

miércoles, 1 de enero de 2020

CASTANESA, en la Ribagorza nororiental.


Vista general de la Vila de dalt de Castanesa (barrio de arriba). Destacan las dimensiones de Casa Don Rafel
 
Castanesa es una localidad ubicada a más de 1500 metros de altitud, en un entorno de gran belleza. Es un pueblo bien cuidado, donde vive poca gente, con un turismo que de momento es incipiente: alojamientos de turismo rural y restaurante. Pertenece al municipio de Montanuy.

Ayer recorrí sus calles, sus dos barrios, con la esperanza de encontrar detalles arquitectónicos de interés, también de localizar las casas de antepasados lejanos.

Resulta que desciendo directamente de María Navarri Subirá, de Bonansa, hija de Francisco Navarri Cuguerra, de Casa Navarri de Bonansa, y de María Subirá Francés, nacida en Casa Don Rafel de Castanesa. Dicha María, o Mariana, era hija de Rafael Subirá La Plana y Antonia Francés del Río, ambos de Castanesa, casados en 1720.

Las dos casas más destacadas de Castanesa, Francés y D. Rafel, estaban emparentadas directamente en la primera mitad del siglo XVIII. De Casa Francés sólo quedan ruinas: la base de una torre y algunas bóvedas, así como parte de la ermita que le perteneció. Casa D. Rafel, conocida también como Ca Don Rafel, ha tenido más suerte y sigue vigente en la actualidad, acondicionada en parte para el turismo rural.
Detalle de piedras en Casa Don Rafel. Pedro, Antonio, Luis, hidalgos en 1630, apellidados Pallás

Casa Francés, restos de la torre
 
Dibujo de finales del siglo XIX en el que se ve parte de Casa Francés de Castanesa y la ermita asociada a ella

Detalle en la iglesia románica de Castanesa


Torre románica, vista parcial

Casa torreada, del XVI
 

lunes, 16 de diciembre de 2019

Apellido y linaje (XXXIII). Los CAPALVO – CAPALBO – CAPABLO



Escudo de los Capalvo de Gere
 
En el año 1495 había cabezas de familia apellidados Capalvo, o Capalbo, en Torla, Villamana y Sallent de Gállego. En los siglos XVI y XVII los Capalvo se documentan en Albella y Planillo. En 1626 Esteban Capalvo, de Albella, asistió en calidad de infanzón a las Cortes celebradas en Barbastro.

En el siglo XVIII los Capalvo se habían extendido por diversos lugares del valle de la Solana y ribera de Fiscal. En 1787 había infanzones apellidados Capalvo en las localidades de Castellar, Gere, Semolué, Cámpol y Lacort. Pedro Capalvo, de Lacort, justificó su infanzonía en ser descendiente de Francisco Capalvo, su bisabuelo, natural de Albella y casado en Lacort, que obtuvo firma de infanzonía en 1638.

Más información en el libro “Nobiliario de Sobrarbe”.

 

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Libro “Sobrarbe y as balles”


 
El Centro de Estudios de Sobrarbe acaba de editar el libro “Sobrarbe y as balles”, que es una edición facsímil de los 6 números del boletín o revista que llevaba este nombre, publicado por la “Asociación Cultural Sobrarbe” entre los años 1977 y 1980.

En la contraportada del libro se dice:

El boletín Sobrarbe y as balles fue creado con la finalidad de reivindicar, dar a conocer nuestra cultura, infravalorada y casi olvidada a mediados de los años 70 del siglo XX. Se pretendía un acercamiento y hermandad entre los habitantes del territorio, encontrar nuestras señas de identidad colectivas, buscando la solidaridad, defendiendo y amando el territorio, mirando al futuro.

Un grupo de personas comprometidas sentían la deuda u obligación de hacer algo por su país, una posibilidad que no habían tenido generaciones anteriores que les tocó vivir con precariedad económica. Había muchas cosas que hacer por la comarca, dar la opinión y creer que se podía defender y promocionar el territorio. Con esta publicación por fin la autoestima llegaba a las gentes de Sobrarbe, comenzando a apreciar su idioma, su folklore, su arte, su historia…

En definitiva, Sobrarbe y as balles fue una invitación permanente a hablar del país, combatir el miedo, afirmar una identidad, demoler una vergüenza injustificada y, sobre todo, a ser protagonistas de un destino que no estaba escrito.

Revista Treserols, nº17, 2019


 
Revista Treserols, nº17, noviembre de 2019. Número conmemorativo de los 25 años del Centro de Estudios de Sobrarbe.

 Contenidos:
 
·      Saludo, Francisco Andrés Lascorz Arcas.

·      Bella cosa pa recordar, Francisco Andrés Lascorz Arcas.

·      El C.E.S. cumple 25 años, Ramón Azón Torrente.

·      C.E.S.: La comunidad local y el Patrimonio Cultural, Conchi Benítez Tellaetxe.

·      El reflejo del C.E.S. en Espiello, Patricia Español Espurz.

·      Historias del C.E.S., Mariano Coronas Cabrero.

·      Energía, Cultura, Economía, Pedro Miguel Bernad Rivera.

·      Mi compromiso con el C.E.S., Pascual Tomás Arnal.

·      Visión retrospectiva de mi paso por la secretaría del C.E.S., Javier Carnicer Oliván.

·      Mi vinculación con el Centro de Estudios de Sobrarbe, Jesús Cardiel Lalueza.

·      Los estudios sobre el aragonés en Sobrarbe, Chorchi Díaz Gómez.

·      «Carta baturra»: un texto en aragonés de La Fueva (Sobrarbe) de 1915, Alberto Gracia Trell.

·      El Castillo Mayor, revisitado, José Vicente Ferrández Palacio.

·      Poemas para Sobrarbe, Ánchel Conte Cazcarro.

·      Ginuábel, punto y final, Luis Buisán Villacampa.

·      Mirando a los Treserols, Luis Buisán Villacampa.

·      Manos, Paco Sierra Sanz.

·      Sobrepuerto: ayer, hoy, ¿mañana?, José Mª Satué Sanromán.

·      “El Ribagorzano”: Del golpe de Tejero a la dedicación política, Rafael Bardají Pérez.