domingo, 30 de diciembre de 2012

Pardina Albás, Torrolluala de La Plana y Torrolluala de Lo Bico

Pardina Albás, vista general.

Consultando en el buen libro de Arturo González Rodríguez, “La Montaña olvidada. Despoblados del Alto Alcanadre” me percaté del escudo de la Pardina de Albás. Con la excusa de ver dicho escudo, ayer realicé una excursión por Pardina Albás, Torrolluala de La Plana y Torrolluala del Obico.

El escudo en Albás ya no estaba, espero que los legítimos propietarios se lo hayan llevado y lo tengan en su actual casa. Por la fotografía que en su día publicó Arturo, me inclino a pensar que el blasón es del s.XVII, del apellido Salas. Pardina Albás se halla en un collado, en un lugar estratégico y de gran amplitud visual, sorprendiendo los monumentales robles que hay cerca, al sur de la aldea.

Torrolluala de La Plana también sorprende, sus habitantes consiguieron una vida aceptable en un medio muy hostil e incluso se permitieron el lujo de realizar una iglesia muy bonita que está en ruina, pero que aún conserva una destacada portalada, algo erosionada por el paso del tiempo, que no perdona a nadie y menos a las areniscas de facies continentales, aunque estén bien cementadas. El cantero que hizo esta portalada, posiblemente, también realizó otras obras en los alrededores. Uno se pregunta si el cantero estaba deprimido o era un adivino que predijo el futuro del pueblo, las cabezas y rostros de la portalada de la iglesia dan "mal rollo".

 Torrrolluala de Lo Bico está dominada por la ruina, todo lo que era artístico ha sido arrancado y llevado a otras tierras. Queda la esperanza que todo lo que se han llevado esté en manos de los legítimos herederos.
Casa Albás. Encima de la ventana cegada estuvo el escudo, quizá del apellido Salas, siglo XVII.

Torrolluala de La Plana, vista general desde el sur.

Torrolluala de La Plana, edificios en franco deterioro.

Piedras reaprovechadas, de una edificación anterior en la que se daba más valor a las piedras biseladas y molduradas.

Fragmento reaprovechado de una primitiva ventana. Posee un elemento protector, una hexafolia.

Vista general de la iglesia de Torrolluala de La Plana, del s.XVI.

Cartela con año borrado por la erosión, más de 400 años la contemplan.

Escudo de Aragón, muy similar al de la iglesia de Latorrecilla y al de una casa de Sieste, posiblemente autoría del mismo cantero en el último tercio del s.XVI

Rostro, portada de la iglesia de Torrolluala de La Plana.

Rostro, portada de la iglesia de Torrolluala de La Plana.

Cabeza, portada de la iglesia de Torrolluala de La Plana.

Cabeza erosionada, portada de la iglesia de Torrolluala de La Plana.

Cabeza erosionada, portada de la iglesia de Torrolluala de La Plana.


Cabeza erosionada, portada de la iglesia de Torrolluala de La Plana.

Iglesia de Torrolluala de La Plana, condenada a muerte.

Torrolluala de La Plana, casa en estado desolador.

Torrolluala de Lo Bico, vista de la torre de la iglesia.

Torrolluala de Lo Bico, interior de la iglesia, del s.XVI y con reformas posteriores.

Torrolluala de Lo Bico, detalle en una casa con el escudo arrancado.
 

3 comentarios:

Fernando dijo...

Da mucha pena ver fotos así. Se queda uno triste, la verdad.

Además, en esa zona los pueblos son especialmente bonitos. Me pasó también en Letosa y en Bagüeste, pero me llama la atención lo ricas y bonitas que eran las decoraciones de las puertas de las casas. Y ahora verlas así...

Albert Sampietro dijo...

Hola Jesús,... solo te escribo para felicitarte por este magnífico blog y para decirte que estoy totalmente enganchado a él desde hace ya muuuucho tiempo. Mi padre es de Margudgued y el Sobrarbe y su historia me apasionan !!!.

Feliz 2013.

Jesús Cardiel Lalueza dijo...

La visita a los pueblos deshabitados deja un poso de tristeza y vacío, sobre todo si conoces la historia de sus casas. Hay que aceptar que en esta vida todo tiene un principio y un final.

Albert, gracias por tu felicitación, compartimos afición por la genealogía e incluso puede ser que hasta tengamos algunos antepasados comunes. Feliz 2013 a todos.